Valores

Creemos en Dios…

Uno y único: “Jehová nuestro Dios, uno es” (Deuteronomio 6:4)
Creador de todas las cosas: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1)
Manifestado en tres personas. Padre, hijo y Espíritu Santo: “... Id, y haced discípulos a todas las naciones.... en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19)

Creemos en Jesucristo…

El unigénito Hijo de Dios: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16)
Engendrado por el Espíritu Santo y nacido de una virgen: “Respondiendo el ángel, le dijo: el Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Lucas 1:35)
Autor de la salvación: “... Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores...” (1 Timoteo 1:15)
En su segunda venida a la tierra: “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que dónde yo estoy, vosotros también estés” (Juan 14:3)

Creemos en el Espíritu Santo…

Como la tercera persona de Dios: “Dios fue manifestado en carne, justificado en espíritu...” (1 Timoteo 3:16)
El sello para el creyente: “... Y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo...” (Efesios 1:13)
En su obra regeneradora: “... Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo” (Hechos 1:8)
En su consolación, persuasión y capacitación al pueblo de Dios: “Mas el consolador, el Espíritu Santo” (Juan 14:26) “... Convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8)
“... Cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad2 (Juan 16:13)

Creemos en la iglesia…

Cuya cabeza es Jesucristo: “Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo” (Efesios 5:23)
Compuesta por todos los creyentes: “...Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efesios 4:16)
Gobernada en la tierra por autoridades humanas: “... El Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20:28)

Creemos en la salvación…

Hecha mediante la obra de la cruz: “... A este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Hechos 2:36)
Posible mediante la confesión de pecados: “... Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo...” (Hechos 16:31)
Eterna, segura e imperdible: “Estoy seguro de que (...) ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:38-39)

Creemos en la Palabra de Dios…

Inspirada por Él: “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16)
Útil, viva y eficaz: “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón...” (Hebreos 4:12)
La cual debemos predicar: “Que prediques la Palabra; que instes a tiempo y a fuera de tiempo...” (2 Timoteo 4:2)